sábado, 30 de noviembre de 2013

FIBROMIALGIA


Se trata de dolor crónico, presente durante tres meses como mínimo, que no está provocado por ninguna causa conocida. Aunque hay muchas incógnitas sobre su origen, se cree que existe una alteración en los mecanismos que procesan e informan el dolor a nivel del sistema nervioso central

CAUSAS
Tiene un importante componente familiar, ya que es ocho veces más frecuente en familiares de primer grado. A pesar de no conocerse su origen, se cree que existen unos factores que la podrían desencadenar en algunos pacientes:

- Traumatismos físicos, cirugías y accidentes de tráfico.
- Alteraciones hormonales como, por ejemplo, el hipotiroidismo.
- Estrés.
- Algunas infecciones.

SÍNTOMAS
Se caracteriza por dolor generalizado de más de tres meses de evolución, cefaleas, alteraciones en el estado de ánimo (depresión o ansiedad), fatiga (generalmente por las tardes), alteraciones en el ritmo del sueño, déficit de atención y disminución de agilidad mental, alteración de la memoria a corto plazo y hormigueos en brazos y piernas.
Además, también hay descritos otro grupo de síntomas no tan frecuentes, pero en ocasiones presentes: dolor torácico y abdominal, palpitaciones, sequedad ocular, fluctuaciones de peso, disfunción sexual...

DIAGNÓSTICO
La exploración física que realiza el especialista y la aparición de dolor a la palpación de determinados puntos corporales (puntos gatillo) determinan el diagnóstico. No hay ningún parámetro de laboratorio o hallazgos en las pruebas de imagen que lo confirmen, por lo que todos los exámenes realizados estarán dentro de la normalidad. Pero dado que se trata de una patología que se diagnostica descartando otras causas, dependiendo de la sintomatología que presente el paciente, se realizarán las pruebas que se crean oportunas.

TRATAMIENTO
No existe cura para esta dolencia. Actualmente no hay ningún fármaco aprobado como indicación específica de la fibromialgia, por lo que su tratamiento farmacológico se dirige a aliviar los síntomas que provoca. Además, existen otro tipo de terapias, como el ejercicio físico de intensidad moderada, que pueden mejorar los síntomas y, con ello, la calidad de vida.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

INCONTINENCIA URINARIA


La musculatura de la zona pélvica (el denominado suelo pélvico) pierde firmeza con los años, debido a los embarazos y partos y, sobre todo, a los cambios que tienen lugar en la menopausia. Cuando esto ocurre, cada vez resulta más difícil controlar la orina y pueden suceder los primeros escapes, sobre todo al toser, reír, etc. Para prevenir su aparición o retrasarla al máximo, es importante seguir los siguientes consejos:
  1. Acude al baño con la frecuencia necesaria. Si la vejiga permanece llena durante demasiado tiempo, aumenta el riesgo de que rebase. Para evitarlo, se aconseja orinar entre 6 o 8 veces al día.
  2. Toma precauciones. Cuando tengas que estornudar, reír, saltar, cargar peso, etc., trata de contraer los músculos que controlan la orina. De esta manera, evitarás escapes.
  3. Refuerza los músculos de la zona. Dos veces al día, dedica unos minutos a realizar ejercicios que te ayudarán a fortalecer el suelo pélvico. Consisten en contraer los músculos que se utilizan para controlar la orina durante 5 segundos y, a continuación, relajarlos durante 10 segundos. Realiza tres series de seis repeticiones cada vez.


domingo, 24 de noviembre de 2013

CONTROLA LAS PREOCUPACIONES PARA CONSEGUIR UN ESTADO DE ÁNIMO MÁS SERENO


Priorizar lo importante y aprender a relativizar aportará paz a tu vida 

 Hay etapas de nuestra vida en las que los problemas nos superan o tendemos a sobredimensionarlos. Esta situación de intranquilidad condiciona nuestro día a día y nos impide avanzar. Analizar qué nos preocupa y si merece la pena invertir tanto tiempo en ello nos ayudará a valorar los problemas desde otra óptica y nos permitirá recuperar la calma. 


 Ver el vaso medio lleno o medio vacío sólo depende de nosotros. Frente a una situación adversa o una racha complicada, podemos reaccionar lamentándonos y considerándonos víctimas de la misma o bien encarándola de una forma positiva y asumiendo que los momentos menos fáciles forman parte de nuestra existencia y, como tales, nos ayudarán a evolucionar. 

 Toma la rienda y guía tus pasos 

 Las prisas, la necesidad de quererlo todo al instante y las autoexigencias laborales y personales que nos imponemos acaban pasándonos factura. Esto deriva en una serie de preocupaciones que pueden acabar convirtiéndose en el centro de nuestras vidas. ¡Ponerle remedio es más fácil de lo que parece! 

Sé selectivo/a. Muchas de nuestras preocupaciones surgen porque queremos acaparar demasiadas cosas. Elige qué es lo importante y descarta aquello de lo que puedas prescindir. Aprende a establecer prioridades y, sobre todo, a decir que no. Así, disfrutarás más intensamente de todo lo que hagas y evitarás situaciones de estrés. 
Controla tu vida. Cuando priorizas, automáticamente estás eligiendo una opción y descartando otra. Este proceso selectivo, además, te permite tomar las riendas de tu vida y tenerla bajo control. Ese dominio del entorno genera tranquilidad y la sensación de saber que eres dueño de tus actos. 
Pensamiento positivo. ”Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad; un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”. Esta máxima del primer ministro británico Winston Churchill resume a la perfección las distintas maneras de reaccionar de las personas frente a la adversidad. La misma realidad puede ser interpretada y vivida de dos maneras diferentes, dependiendo del enfoque que cada uno le dé. Además, nuestros pensamientos y acciones condicionan nuestras emociones, por lo que, si son positivos, incidirán favorablemente en nosotros y nos ayudarán a alcanzar la anhelada calma. 
Quítales importancia. Unido al pensamiento positivo, está la capacidad de valorar las preocupaciones en su justa medida. Aunque éstas puedan perturbar nuestra vida diaria, hemos de entender que son pasajeras y no deberían condicionar nuestro presente. 
Mímate. Intenta dedicarte un rato al día a ti mismo/a, aunque sean 20 minutos. Lee un libro, tómate un baño relajante o hazte un masaje corporal. Durante ese tiempo, toda tu energía se focalizará en esa actividad y los problemas quedarán en un segundo plano. 

 Confiar en ti: Garantía de éxito 

 Tú eres quien mejor sabe cuáles son tus puntos fuertes y débiles. Aprovecha esta ventaja para “dominar” los contratiempos y encontrar la paz y el bienestar interior. 
De frente. Busca el origen de tus preocupaciones y encáralas. Huir de ellas o aparcarlas es una solución válida sólo temporalmente, porque, al final, tendrás que acabar controlándolas. 
Aprendizaje útil. Poner en práctica tus recursos es una habilidad que te ayuda a saber qué aspectos personales debes reforzar para sentirte bien –como la paciencia o el tesón-. Este proceso es un aprendizaje muy útil para ganar confianza en ti mismo/a y conocerte más. 

 MANTENER TU MENTE OCUPADA: LA MEJOR DISTRACCIÓN 

 Dedicar una parte de tu tiempo a hacer cosas que te gusten y te aporten un beneficio personal es una manera muy saludable y divertida de despejarte. ¡Llena tus horas libres de actividades, disfruta de ellas y mantén las preocupaciones alejadas de ti! 
 • Lleva una vida social activa. Disfrutar de los amigos y de una buena compañía es la mejor terapia para estar entretenido/a. Haz planes en grupo, intenta mantener un contacto diario o muy frecuente con tus amistades y seres queridos y rodéate de personas optimistas y vitales. 
Haz ejercicio físico. Practicar algún deporte es un antídoto muy eficaz contra las preocupaciones y una gran ayuda para liberar tensiones. Muévete: basta con un paseo a diario para sentirte mejor. 
Aprende a relajarte. Algunas técnicas, como el yoga y el taichí, mejoran la respiración y ayudan a recuperar la tranquilidad. Encontrar la serenidad corporal mejora el ánimo. 
Disfruta del aire libre. La vida en la ciudad y en los núcleos urbanos y las obligaciones laborales pueden generar situaciones de estrés. Intenta escaparte de vez en cuando a algún lugar alejado de la contaminación atmosférica y acústica. ¡Deja que fluyan los problemas en un entorno natural! 
Descansa. Todas estas actividades deben combinarse con un buen descanso, la desconexión más confortable y efectiva. Intenta mantener las mismas horas de sueño durante la semana y acostarte y levantarte a la misma hora.




viernes, 22 de noviembre de 2013

UN VALOR QUE NUNCA CAMBIA


 Una profesora decidió dar una lección práctica e inolvidable a sus alumnos y, para ello, se sirvió de un flamante billete de 5 euros. "¿A quién le gustaría tener este billete?", les preguntó a los pequeños. Todos levantaron la mano sin dudarlo un segundo.
  Después, ante el asombro de los niños, la profesora arrugó el billete hasta que casi quedó convertido en una bola de papel. No obstante, cuando les volvió a hacer la misma pregunta, todos seguían deseando poseer esos 5 euros.
  Finalmente, la profesora tiró el billete al suelo, y como poseída por un ataque de ira, lo pisoteó hasta convertirlo en un trozo de papel sucio como sacado de la basura. "¿De verdad que aún seguís interesados en él?". Los niños, sin poder aguantar la risa ante esta original clase, continuaron afirmando en coro con un sonoro "Sííííí...".
  "Pues bien", prosiguió la profesora, "a vosotros os puede pasar lo mismo que a este billete. Aunque os sintáis rechazados, pisoteados y maltratados por algunas personas, sabed que, para quienes realmente os quieren, vuestro valor nunca cambiará por muy "arrugados" que estéis".




jueves, 21 de noviembre de 2013

CONTROLA TU MAL GENIO


La ira no es buena consejera, pues conduce a un sentimiento de culpabilidad y tristeza. Sin embargo, conviene expresarla, pues, en caso contrario, provoca tensión, pensamientos hostiles y desprecio hacia el otro.
Para evitarlo:
  • Primero hay que aceptar el sentimiento que te ha sacado de quicio y observarlo.
  • El siguiente paso es reducir la ira: sal del lugar donde estés, toma el aire, aíslate para escribir el problema, intenta relajarte.
  • Expresa la ira de forma asertiva, comunicando la emoción sin atacar la autoestima del otro y sin descentrarse del problema en cuestión. Así evitas el malestar y refuerzas la propia autoestima.
  • No dramatices. No hay nada tan importante en la vida como para que te haga perder los nervios controladamente. Además, si no manejas tu mal genio, las consecuencias negativas se podrían multiplicar en varios frentes y el resultado empeoraría.


lunes, 18 de noviembre de 2013

DORMIR POCO AUMENTA EL RIESGO DE SOBREPESO


El sueño es salud y no solo por el descanso físico y mental que proporciona. Cuando dormimos, ponemos en marcha muchas funciones esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.
  • Según un estudio, la falta de sueño altera las hormonas que regulan el apetito, lo que se traduce en un rápido y continuado aumento de peso. Si dormimos poco, al día siguiente tendremos más apetito y una mayor necesidad de picar entre horas.
  • Durante el sueño, además, se estimula la producción de la denominada hormona de crecimiento, una hormona que acelera el metabolismo y, por lo tanto, nos ayuda a quemar calorías. Si no dormimos bien, nuestro metabolismo irá más lento y tendremos una mayor tendencia a engordar.
  • La falta de sueño y una alimentación poco saludable no solo producen sobrepeso, sino también aumentan el riesgo de sufrir diabetes y envejecimiento prematuro, entre otros trastornos importantes.
  • Para conseguir un buen descanso, se aconseja dormir en una habitación oscura (la luz provoca sueños ligeros) y de una sola vez. También favorece tomar, antes de acostarse, una infusión de tila o de rooibos.


sábado, 16 de noviembre de 2013

CÓMO DORMIR TODA LA NOCHE SIN SOMNÍFEROS






Entre el 8 y el 12% de la población sufre insomnio crónico. Muchos de ellos recurren a los fármacos para solucionarlo, sin antes haberle dado la oportunidad a otros métodos más inocuos y, a largo plazo, más eficaces.

Años atrás, cuando todavía no existía la electricidad y las personas se levantaban al alba y se iban a dormir al anochecer, el insomnio no existía. No fue hasta la irrupción de la luz eléctrica cuando empezaron a registrarse los primeros casos. Desde entonces los problemas de sueño no dejan de aumentar año tras año. La televisión, el ordenador, Internet… han contribuido a alejarnos aún más de nuestro ritmo biológico, sobreestimulando nuestro cerebro y dificultando el sueño. La solución está, por lo tanto, en tratar de relajarnos.

Un ritmo de vida más sosegado

En la gran mayoría de ocasiones, el insomnio aparece como consecuencia de la tensión que hemos sufrido durante el día. Los pensamientos obsesivos (las preocupaciones, los miedos, etc.) dificultan el sueño y empeoran su calidad. Trastornos emocionales como la ansiedad y el estrés también pueden provocarlo. En todos estos casos, es necesario adoptar una serie de pautas para desconectar y conseguir la relajación necesaria para conciliar el sueño.
§         RELÁJATE
Hay infinidad de medios muy eficaces para tranquilizarse antes de ir a dormir.
-Baños. Puedes sumergirte en una bañera o bien darte un baño de pies con agua templada y un puñado de sal.
-Ejercicio. Otra posibilidad es dar un paseo después de cenar o hacer un ejercicio suave, pero nunca justo antes de irse a dormir, ya que puede estimular demasiado y dificultar el sueño.
-Lectura. Leer un poco antes de ir a la cama puede resultar muy agradable pero, si notas que te despeja, es mejor que prescindas de ello.
-Bebidas calientes. Tomar un vaso de leche o una infusión antes de acostarse también puede servir de ayuda.
-Escuchar música. Hay recopilaciones especiales con música que induce al sueño. De todos modos, cualquier canción suave puede servir para ello.
-Técnicas de relajación. Los ejercicios de respiración, el yoga, el tai-chi, etc., ayudan a tranquilizar los ánimos y a dormir mejor.
§        HÁBITOS SALUDABLES
-Establece un horario. Acostarse y levantarse siempre a la misma hora (incluidos los fines de semana) es una medida básica para luchar contra el insomnio.
-No duermas la siesta. Si te cuesta prescindir de ella, procura que no supere los 20 minutos.
-Procura que el ambiente sea propicio. La habitación tiene que estar a oscuras (prescinde de los aparatos luminosos como los despertadores eléctricos), silenciosa y a una temperatura moderada. Evita la presencia de aparatos electrónicos, como la televisión o el ordenador.
-Reduce el consumo de sustancias estimulantes, como el café, las bebidas de cola, el alcohol y el tabaco, sobre todo en la segunda mitad del día.

Terapias alternativas

Los somníferos ya no son el tratamiento de primera elección en los casos rebeldes de insomnio. Hoy en día, se prefiere intentarlo antes mediante otro tipo de terapias.
§        PRODUCTOS NATURALES
Relajan y no tienen efectos secundarios. Plantas como la valeriana, la melisa, la flor de azahar, la tila, la pasiflora, el espino blanco, entre otras, contienen suaves efectos tranquilizantes. Se administran en infusiones y en extracto y son una excelente ayuda sobre todo para las personas a las que le cuesta conciliar el sueño.
§        ACUPUNTURA
La aplicación de agujas en zonas estratégicas facilita la relajación muscular y la disminución del estrés, por lo que es una poderosa arma contra el insomnio. Antes de iniciar el tratamiento es necesario determinar las causas que producen este problema (estrés, dieta incorrecta, desgaste intelectual, etc.)
§        AROMATERAPIA
Añadir unas cuantas gotas de esencia de lavanda, melisa o manzanilla en un pañuelo y colocarlo cerca de la almohada puede ayudar a dormir mejor.
§         FLORES DE BACH
Resultan muy eficaces cuando el insomnio está provocado por problemas emocionales. Plantas como la verbena, el castaño blanco o la agrimonia, entre otras, resultan muy indicadas para estos casos.
§         HOMEOPATÍA

El medicamento homeopático que se prescribirá será diferente en cada caso, dependiendo de los síntomas particulares de cada persona. Los remedios más utilizados son arsenicum álbum, cuando la persona tiene problemas de ansiedad y perfeccionismo excesivo, belladona, cuando el sueño es muy inquieto con pesadillas, calambres, etc., nux vómica, cuando el sueño es ligero y se despiertan antes de la hora, etc.


LA DIETA QUE AYUDA A CONCILIAR EL SUEÑO

       APUESTA POR LOS HIDRATOS DE CARBONO. Pan, pasta, arroz… son alimentos que contienen triptófano, un agente inductor del sueño.
       VITAMINA B6 Y MINERALES. Para metabolizar el triptófano es necesario que en el organismo hayan unos niveles adecuados de vitamina B6 (presente en carnes, pescado, huevos y cereales integrales) y de minerales como el calcio y el magnesio (frutos secos, legumbres).
        LECHUGA SEDANTE. Por sus propiedades tranquilizantes, es el alimento estrella para luchar contra este problema, sobre todo si es de origen nervioso.
            NO A LAS GRASAS. Son la otra cara de la moneda ya que favorecen la producción de hormonas estimulantes como la dopamina o la adrenalina. Conviene, por lo tanto, no incluirlas en las cenas. Los alimentos más perjudiciales son los embutidos, algunos quesos, las carnes rojas, los fritos y las salsas.
           CENA LIGERA. Teniendo en cuenta todos estos factores, la cena ideal para disfrutar de unos dulces sueños sería, por ejemplo, una ensalada de lechuga con un plato de pasta aliñada de forma sencilla y ligera y una pieza de fruta.



martes, 12 de noviembre de 2013

NUTRICIÓN



 Las personas que comen un mínimo de ocho raciones de frutas y verduras al día son un 22% menos propensas a sufrir enfermedad cardíaca isquémica que las que consumen menos de tres raciones. Una porción equivale a 80 g de verdura o a una pieza de fruta. 

 La dieta mediterránea ayuda a tratar los síntomas de asma infantil. Una alimentación a base de legumbres, pescado, fruta, verdura y aceite de oliva proporciona nutrientes de efecto antioxidante, como los betacarotenos, vitaminas C y E, selenio, flavonoides y polifenoles, muy beneficiosos para tratar esta enfermedad. 

 Según un reciente estudio, sólo un 25% de las personas con sobrepeso consumen fruta y verduras a diario. En España, el consumo de este tipo de alimentos está muy por debajo de las cinco raciones recomendadas al día. 

 Hay una serie de alimentos que pueden dificultar la absorción de calcio en el organismo, un mineral imprescindible para la buena salud de los huesos. Una dieta excesivamente abundante en productos ricos en fósforo y bajos en calcio, como la carne y algunos refrescos, puede causar este efecto, por lo que no hay que abusar de ellos.

CLAVES PARA NO PERDER LA MEMORIA


 Ejercitarse intelectualmente, hacer diariamente ejercicio físico, mantener las relaciones sociales y seguir la dieta mediterránea ayuda a no perder la memoria, especialmente cuando se llega a la vejez. Y es que, diversos estudios han mostrado que entre el 30 y el 50 por ciento de los mayores de 65 años sufren olvidos cotidianos como, por ejemplo, los nombres de personas. 

 No obstante, esta pérdida de memoria también afecta a la población más joven. De hecho, las investigaciones señalan que al menos una de cada cuatro personas de entre 25 años y 35 años está preocupada por “olvidos inexplicables“. Un porcentaje que asciende al 35 por ciento en las personas de más de 40 años. 

 Así lo ha explicado a Europa Press la neuropsicóloga Gema Mejuto quien participa en un taller de memoria organizado por la Fundación Vianorte-Laguna en el Hospital Centro de Cuidados Laguna de Madrid y que tiene como objetivo ayudar a las personas a mantener la memoria activa. 

 Al llegar a una cierta edad las conexiones neuronales se van debilitando provocando que “ciertas partes del cerebro” se vayan desconectando y produzcan la aparición de ciertos tipos de demencia que, en muchas ocasiones, conllevan una pérdida de memoria. 

 Entre los olvidos más frecuentes se encuentran la llamada ‘punta de lengua‘ que es cuando no salen las palabras más comunes –le ocurre a casi el 94% de los mayores–, el olvido de los nombres de personas –al 94%–, las dificultades para aprender una nueva habilidad –76%– o cuando no se recuerda de lo que se acaba de decir –76%–. 

 Ahora bien, según ha explicado Mejuto, estos olvidos comienzan a ser preocupantes cuando se convierten en habituales y duran más de seis meses. En estos casos, la experta ha recomendado que, además de acudir a talleres como el que organiza la Fundación, el afectado vaya a un médico para que le realice un diagnóstico. 

 Por todo ello, la neuropsicóloga ha insistido en la necesidad de que, sobre todo, las personas mayores de 65 años realicen ejercicios intelectuales que refuercen la memoria y, por tanto, las conexiones neuronales y que, además, se entrenen físicamente dado que este ejercicio tiene repercusiones “muy positivas en el funcionamiento cerebral”. 

 Además, Mejuto ha subrayado la importancia que tienen las relaciones sociales recordando que las sociedades “más abiertas” tienen menos problemas de demencia y ha insistido en los beneficios que aporta al cerebro la dieta mediterránea basada en el pescado azul, en las frutas y en las verduras.

ASÍ COMES… ASÍ TE SIENTES



Lo dicen las últimas investigaciones: el intestino es nuestro segundo cerebro, capaz de regular nuestras emociones y estados de ánimo. 

 Nadie duda ya de que cuerpo y mente están conectados. Cuando nos sentimos tristes, cansados, melancólicos o apáticos, o cuando tenemos tendencia a la depresión, nuestro organismo lo acusa… y lo demuestra. Pero ¿sabías que el primero en darse cuenta de que tu mente está llena de preocupaciones es tu sistema digestivo? Si algo va mal te manda señales. ¿Cómo suele estar tu vientre? ¿Plano, vacío y limpio? Enhorabuena. Si no es así, el mensaje es claro y contundente: necesitas cuidarte un poco más. 

LIMPIA TU ORGANISMO 

 Los intestinos (grueso y delgado) cumplen una función fundamental en nuestro organismo, no sólo en el proceso de la digestión, sino también en la detoxificación y limpieza del mismo. Somos lo que comemos, sí, en parte; pero no sólo es importante elegir bien los alimentos, sino también cuidar el estado de nuestro sistema digestivo. De él depende que lo que ingerimos llegue hasta su destino final: las células que componen todos nuestros tejidos y que conforman nuestro cuerpo. 

 Para realizar bien su labor, el intestino cuenta con la ayuda de millones de bacterias amigas (cien veces el número de células que tiene nuestro cuerpo), que forman lo que denominamos flora intestinal, y que debemos mantener limpia. Para extraer y aprovechar todos los nutrientes de los alimentos, las paredes del intestino deben estar libres de residuos en sus múltiples pliegues. Un exceso de toxinas (conservantes en los embutidos, antibióticos y hormonas en la carne, fertilizantes e insecticidas en las frutas y verduras, y un sinfín de productos químicos presentes en nuestra alimentación), además de romper el equilibrio de la flora intestinal, acabarían pasando a nuestro sistema circulatorio. 

CUERPO Y MENTE EN PAZ 

 No es de extrañar que cuando sentimos el vientre cargado, o hinchado por el gas de la digestión, nuestro cuerpo en general se sienta pesado. Por influencia de las heces retenidas podemos sentir mal olor en el aliento, el sudor o la orina (todas ellas formas de eliminación de residuos), el pelo sucio y, en general, una acumulación de toxinas que empeora nuestro aspecto y nuestra higiene en general. 

 Pero no sólo eso: cuando nuestro sistema digestivo está sucio, nuestro cuerpo pierde flexibilidad y agilidad; nos cansamos antes físicamente. Y esos mismos efectos se traducen mentalmente en una especie de apatía, desgana y lentitud de pensamiento. 

 Asimismo podemos sentir tendencia a la tristeza o a la depresión, impaciencia e irritabilidad. Malestar, en suma: emocional, físico y mental. Y, al contrario, el relax y la creatividad hacen que nuestro organismo se desbloquee, favoreciendo una más fácil limpieza de los intestinos. 

UN ALMACÉN DE ENERGÍA 

 Numerosas investigaciones a lo largo de las dos últimas décadas han permitido explicar científicamente lo que culturas milenarias ya sabían: que en nuestro abdomen (hara) se encuentra uno de los centros de energía más poderosos de nuestro organismo. Se ha descubierto, entre otras cosas, que en el intestino se produce entre el 70 y el 80 por ciento de las células inmunitarias del organismo, encargadas de protegernos contra las enfermedades y, en definitiva, de garantizar nuestra salud. 

EL VIENTRE, TU SEGUNDO CEREBRO 

 También sabemos que el intestino alberga una compleja red de neurotransmisores y otras moléculas idénticas a las del cerebro, como la serotonina (favorecedora de la contracción del tracto digestivo), la adrenalina (de la excitación y la actividad) o la melatonina (de la vida y el crecimiento). Hoy sabemos que una producción adecuada de hormonas del bienestar nos hace ver la vida en positivo y nos permite valorar y disfrutar lo que tenemos: sólo desde esta posición es posible pensar con lucidez. 

 En definitiva, el intestino es estructural y neuroquímicamente un segundo cerebro, conectado directamente al encéfalo a través de lo que se conoce como el “nervio vago” o neumogástrico. Uno de los principales estudiosos del tema es Michael D. Gershon. Este especialista comparte opinión con Pierre Pallardy, que define así la sabiduría del vientre: “tratando el vientre y restableciendo sus funciones alteradas o modificadas se ejerce una acción benéfica, relajante y curativa sobre el conjunto de los trastornos físicos y psicológicos del paciente”. 

LA NEUROGASTROENTEROLOGÍA 

 La conexión entre el intestino y las emociones ha dado lugar a la aparición de una nueva disciplina conocida como “neurogastroenterología”, que estudia la vida neuronal que reside en el vientre (los grandes laboratorios farmacéuticos ya lo están estudiando); y recientes investigaciones llevadas a cabo en Canadá han demostrado que en nuestros intestinos, al igual que en nuestro cerebro, se encierra un archivo bastante completo de nuestra historia emocional. ¡Es posible que en un futuro cercano exista una auténtica psicoterapia centrada en el abdomen! 

 Estos recientes descubrimientos coinciden con ciertas tradiciones orientales que sitúan en el vientre el centro de la vida, el origen y motor de la energía, hasta el punto de que no se concibe un estado de serenidad, ni mucho menos el acceso a una vida plena y feliz, sin un abdomen fuerte, limpio y saludable. 

 Está claro que las comunicaciones neuronales (eléctricas y químicas) funcionan con mayor rapidez y eficacia cuando llevamos una buena higiene intestinal y, en consecuencia, nuestra vida psíquica funciona mejor. También pensamos desde el vientre, sin duda, porque los intestinos constituyen un poderoso centro de regulación del bienestar. Si el corazón es el motor que mantiene la sangre en circulación (el río que transporta los nutrientes y barre los desechos), los intestinos constituyen uno de los centros de abastecimiento (junto con los pulmones) y son el principal regulador de nuestra salud emocional.

lunes, 11 de noviembre de 2013

ESTAR A LAS DURAS Y A LAS MADURAS


10 Claves para alargar la vida de tu relación

 Los comienzos de una relación de pareja suelen ser tan maravillosos que parece imposible que en algún momento pueda cambiar. Sin embargo, se trata de una de las relaciones interpersonales que más acusa la dificultad de adaptación acusa la dificultad de adaptación a causa de la diferencia de opiniones, costumbres y experiencias anteriores. Por eso, tener una buena relación de pareja requiere esfuerzo, y tal y como afirma el psicólogo Luis Echegaray Vivanco también es importante no valorarla por su nivel de pasión, ya que es normal que éste suba o baje en determinados momentos, y sí basarse en el grado de amistad y los intereses comunes, porque son mejores indicadores de una relación estable. En cualquier caso, para prevenir o afrontar los conflictos, poned en práctica el siguiente decálogo: 

 1- Desarrollad intereses comunes para compartirlos en el tiempo de ocio. 

 2- Sed tolerantes con respecto a las opiniones y momentos de mal humor del otro, desarrollando la empatía. 

 3- Recordad que ser pareja de alguien no significa dependencia, sino complementariedad. 

 4- Asumid la responsabilidad de todos los hechos derivados de vuestra relación. 

 5- Potenciad la confianza mutua para aumentar vuestro nivel de intimidad y aceptación a través de un diálogo sincero. 

 6- Escuchad y expresad “calidez”, aunque no tengáis respuestas o soluciones. 

 7- No hagáis promesas que no podáis cumplir. 

 8- No culpabilicéis. Recordad que nunca hay una única persona responsable del problema. 

 9- Durante la conversación, tratad de ser objetivos y mantened siempre la calma, intentando que la lógica gane a las reacciones viscerales. 

 10- Analizad todos los aspectos del problema y no saquéis antiguos “trapos sucios”.

RELACIONES TÓXICAS

¡Corta con quien te hace daño! 

 Si un amigo te decepciona, hiere, humilla o traiciona y, como consecuencia de ello, decides romper la relación, el psicólogo Francisco Gavilán, autor de Todas esas amistades peligrosas (Planeta), recomienda observar la siguiente regla de oro: “La amistad debe diluirse aflojando gradualmente los lazos que sirvieron para unirla“. Esta estrategia es más adecuada que una ruptura drástica o una confrontación directa, que podría provocar deseos de venganza de tu ex amigo. Otras recomendaciones son: 

 - Provoca un enfrentamiento gradual. Si te llama para salir, utiliza excusa del tipo: “Lo siento, trabajo en un nuevo proyecto que durará meses”. 

 - Controla tus emociones. Si te ves obligado a hablar con él de tu ruptura, mantén la calma al hablar; si no, tal vez digas algo que pueda volverse contra ti. 

 - Dignifica el fin de la amistad. Sé discreto para que tu ex amigo no se sienta humillado ante los demás y para evitar que también él haga comentarios sobre ti. 

 - Pon en paz tu conciencia. Si te sientes mal por la ruptura, recuerda los motivos de peso que te llevaron a tomar la decisión.

OSTEOPOROSIS


CAUSA. Los huesos están constituidos por un material formado, sobre todo, por fibras de colágeno, en el que se depositan sales minerales, especialmente de calcio, pero, además, tiene células. Unas van descomponiendo este material, mientras que otras lo van formando y originan hueso nuevo. Gracias a esto no sólo se libera calcio que pasa a la sangre (pues tiene funciones importantes en las células), sino que se sustituye el material envejecido, y el hueso puede ir adaptando su resistencia a los cambios de las fuerzas a que está sometido. La osteoporosis, al contrario de lo que a veces se cree, no es la falta de calcio en los huesos, sino la disminución de la cantidad de aquel material, por lo que se debilitan y son más frágiles. Se produce cuando se destruye más hueso del que se forma. Los motivos pueden ser: 

 - Falta de ejercicio, pues, la dureza de los huesos aumenta cuando hay fuerzas que actúan sobre ellos. 
 - Malnutrición con déficit de calcio, vitamina C o proteínas, necesarios para la formación de hueso nuevo. 
 - La edad, pues la hipófisis segrega menos hormona del crecimiento. 
 - El déficit de estrógenos en la menopausia, ya que activan las células formadoras de hueso. 
- Exceso de corticoides por tratamientos o por ciertas enfermedades, pues aumentan la eliminación de proteínas. 

SEÑALES. Sólo produce dolor si ha causado la fractura de algún hueso. Las más frecuentes son las de cadera, las vertebrales y las del antebrazo. Es característico que se produzcan por traumatismos muy ligeros, incluso en las vértebras, y muchas veces no existe ninguno. Por esto, la osteoporosis se diagnostica al observar en radiografías que los huesos son poco densos o se confirma la sospecha efectuando una densitometría, técnica que mide la densidad de los huesos y el riesgo de sufrir fracturas. 

PREVENCIÓN. Desde la infancia, hay que evitar los factores que la favorecen con la práctica de ejercicio físico, una alimentación adecuada y tomando el sol con medida, pues provoca la formación de vitamina D en la piel, que sirve para facilitar la absorción del calcio. 

TRATAMIENTO. Hay nuevos medicamentos que disminuyen la actividad de las células que normalmente descomponen el hueso. Uno de ellos se puede tomar en una sola dosis cada semana. Actualmente, existe un preparado similar a la parathormona (que segregan las glándulas paratiroides, llamadas así por estar cerca del tiroides) y que estimula la formación de hueso nuevo. Se administra diariamente en inyección subcutánea. Recientemente hay un producto oral (ranelato de estroncio), que disminuye la destrucción de hueso y estimula la formación de hueso nuevo. Las fracturas de las vértebras se pueden corregir inyectándoles una especie de cemento (vertebroplastia), lo que, a veces, se hace después de haber introducido un balón para corregir su deformidad (cifoplastia).

LOS FÁRMACOS PARA AUMENTAR LOS MÚSCULOS CAUSAN ESTERILIDAD


 El consumo de anabolizantes para aumentar el desarrollo de la masa muscular tiene, entre otros muchos riesgos para la salud, el de producir problemas de impotencia y esterilidad. Los especialistas han alertado sobre el número creciente de jóvenes deportistas afectados por estos fármacos. 

 Los anabolizantes tan sólo pueden adquirirse con receta médica en casos de hipogonadismo. Muchos deportistas aficionados, sin embargo, los adquieren de forma ilegal a través de compañeros, en algunos gimnasios o por internet. 

 Su uso está muy extendido, sobre todo entre culturistas, ya que ayuda al crecimiento del tejido muscular y la reducción de la grasa corporal. Muchos jóvenes recurren a ellos para conseguir un cuerpo musculado sin pensar en los problemas que el uso ilícito de estas sustancias pueden causar en su salud. 

 Además de esterilidad e impotencia, los anabolizantes también pueden provocar trastornos cardiovasculares, hepáticos, aumento del colesterol, alopecia y cambios de carácter. 

 Si estas sustancias se toman a edades tempranas (entre los 14 y los 18 años) pueden detener, incluso, el crecimiento, obteniéndose una talla menor de lo habitual. 

 En la mayoría de los casos, la esterilidad se corrige al dejar de tomar estas sustancias de forma definitiva.