martes, 28 de enero de 2014

Cambio climático y salud


Aunque, a lo largo de la historia, el clima ha ido experimentando cambios, se considera como cambio climático las variaciones que sufre por las actividades humanas, que modifican la composición de la atmósfera.

CAUSA

Fundamentalmente, es el aumento de temperatura de la tierra, debido a que, en la atmósfera, se acumulan grandes cantidades de unos gases que retienen el calor que desprende la tierra cuando le llegan los rayos solares, por lo que, a su alrededor, va aumentando la temperatura y se va recalentando. Este fenómeno es el llamado "efecto invernadero", por su parecido a lo que ocurre al cubrir las plantas para protegerlas del frío. El más abundante de aquellos gases es el dióxido de carbono (CO2), que se desprende sobre todo al quemar productos petrolíferos, gas, hulla y madera. Se ha comprobado que, durante el siglo pasado, en Europa, la temperatura subió 0,6 grados, la mayor parte en sus últimos 25 años, y se prevé que, en los próximos 100, aumentará de 2,5 a 5 grados más y que el nivel de los mares subirá de 9 a 88 cm por el deshielo del polo Norte. El aumento de temperatura provoca una mayor frecuencia de olas de calor, con sequías y desertización en unas zonas, lluvias torrenciales con inundaciones en otras y tornados al calentarse el agua del mar lejos de las costas.

INFLUENCIA SOBRE LA SALUD

Según un informa del grupo de expertos sobre el cambio climático, éste aumentará los peligros para la salud humana, sobre todo en las poblaciones más pobres de los países tropicales y subtropicales.
  • Las olas de calor aumentan la mortalidad en la infancia y en las personas mayores que sufren enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares o respiratorias crónicas.
  • El calor favorece el desarrollo de moscas, mosquitos, pulgas y garrapatas, que transmiten enfermedades, como la malaria, la fiebre botonosa, el dengue, la fiebre amarilla y encefalitis, las cuales, por el aumento de la temperatura, se podrán extender a zonas donde no eran habituales.
  • La temperatura alta facilita la contaminación atmosférica y, al ser los inviernos más templados, se adelantará la liberación de los pólenes, aumentando las alergias y las enfermedades respiratorias.
  • Las inundaciones favorecen la contaminación de aguas y alimentos, facilitando la transmisión de enfermedades, entre ellas el cólera, la diarrea, la fiebre tifoidea, la hepatitis A y la leptospirosis.
  • La sequía ocasiona una falta de higiene, que también facilita la propagación de diversas enfermedades y, además, al igual que las inundaciones, afecta la producción de alimentos con la consiguiente malnutrición.
  • Las catástrofes naturales (tormentas, inundaciones, tornados...) ocasionan pérdida de viviendas, hacinamiento y desplazamientos de la población, lo que es motivo de trastornos psicológicos, como la ansiedad y la depresión.


domingo, 26 de enero de 2014

Haz deporte y supera la tristeza


Está más que comprobado que la actividad física tiene un efecto muy positivo sobre nuestra salud mental. Si sufres depresión moderada o si, simplemente, quieres sentirte más vital y optimista, ¡muévete!
  • Numerosos estudios avalan el efecto positivo que proporciona la actividad física en la salud mental. Las personas con depresión moderada, por ejemplo, pueden obtener un beneficio similar al que producen los fármacos antidepresivos o la terapia cognitiva.
  • La clave está en concederle al deporte el tiempo necesario. Para obtener beneficios importantes, es conveniente hacer ejercicio durante un mínimo de 30 minutos tres días a la semana.
  • En cuanto a la elección de la disciplina, dependerá del efecto que busques. Los deportes que se practican en grupo, por ejemplo, son muy útiles para pasar un buen rato y recuperar la confianza en los demás.
  • Para evadirse y no pensar en los problemas, nada mejor que los deportes de larga duración, como la bicicleta, la natación, las largas caminatas, el "footing", etc.
  • Para relajarse y evitar la ansiedad, se recomiendan las técnicas orientales (yoga, tai chi...), la gimnasia suave, los ejercicios de respiración, etc.
  • Si te gusta dar rienda suelta a tu creatividad y sentido artístico, practica el baile, la danza, el aerobic, etc.



viernes, 24 de enero de 2014

Evitar el desorden


Nuestra casa es un desastre, la ropa siempre anda por el suelo o encima de cualquier silla. Si tenemos que buscar algún papel, nunca conseguimos encontrarlo en las pilas que vamos acumulando. Si nuestro caso es éste, podemos decir que somos personas desordenadas. No es que sea un defecto muy grave, incluso a veces serlo un poco no va mal, pero, si analizamos las situaciones en las que nos vemos envueltos a causa de esta actitud, nos daremos cuenta de que la mayoría de ocasiones nos reporta más perjuicios que beneficios. El desorden, sobre todo, nos hace perder tiempo, algo muy precioso, y puede provocar errores que perjudiquen a otras personas. Evitarlo es muy fácil si se intentan seguir una serie de pautas.

CÓMO ACTUAR
  • Deja de acumular cosas inútiles a tu alrededor, que sólo harán aumentar el montón. ¿Para qué guardar objetos durante años si nunca se van a utilizar?
  • Procúrate un archivador para los documentos importantes y facturas. Rotula los nombres y, a medida que vayan llegando los papeles a tus manos, colócalos en su lugar.
  • Proponte hacer una limpieza periódica -cada dos o tres meses- de cajones, papeles, ropa y tira o rompe lo que no tengas que usar.
  • Aprende a utilizar una agenda. Anota allí los días de las citas y compromisos como cumpleaños o visitas al médico.
  • Apunta en una lista la compra, los regalos de Navidad, las gestiones a realizar al día siguiente, para no olvidarte de nada.
Si quieres cambiar tu actitud deberás esforzarte y tener voluntad. No puedes esperar que, de la noche a la mañana, te conviertas en una persona ordenada. Con un poco de paciencia y disciplina se puede cambiar.




miércoles, 22 de enero de 2014

Envidia: no dejes que te amargue la vida


Quien más quien menos ha sufrido, en algún momento de su vida, la picazón de la envidia. Es un sentimiento humano y, por lo tanto, comprensible, pero, si es excesivo, corremos el peligro de que se convierta en una obsesión.
  • En primer lugar, debes aprender a juzgar los acontecimientos de una forma más objetiva. El hecho de que a los demás les vaya bien en la vida no tiene por qué perjudicarte, sino todo lo contrario. La felicidad de los otros puede reinvertirse en la felicidad propia.
  • Si no estás satisfecho/a con algún aspecto de nuestra vida, en lugar de envidiar a los otros, debes ponerte las pilas e intentar cambiar. El punto de referencia debes ser tú mismo/a y tus capacidades, no las de los demás.
  • Debes valorar lo que tienes en lugar de desear lo que poseen los otros. Muéstrate agradecido con lo que te ha dado la vida y disfruta de ello. De esta manera, serás mucho más feliz que envidiando a los demás.
  • No olvides que el secreto de la felicidad no está en las grandes cosas ni en los bienes materiales. Un paseo por el parque con una compañía agradable puede resultar una experiencia muy gratificante para quien sepa valorarla.


lunes, 20 de enero de 2014

Depresión: ellos la sufren de una manera diferente


Es un trastorno que afecta por igual tanto a hombres como a mujeres, pero que, dependiendo del sexo, puede manifestarse de una u otra forma. Esto hace que, en muchas ocasiones, quede sin diagnosticar o se infravaloren sus consecuencias.
  • Mientras que las mujeres que padecen depresión sufren tristeza, sentimiento de culpabilidad o falta de autoestima, los hombres generalmente se sienten fatigados e irritables. También es habitual perder el interés por el trabajo y por actividades en las que antes se disfrutaba.
  • Muchos hombres tratan de aliviar los síntomas de la depresión bebiendo en exceso o abusando de las drogas. En estos casos, la enfermedad puede quedar oculta tras la adicción, dificultando considerablemente el diagnóstico.
  • Ellos, además, son más reacios a buscar ayuda, ya que es frecuente que interpreten la depresión como un signo de debilidad. Es muy poco habitual que un hombre comente sus problemas con su entorno y, todavía menos, con un médico.
  • En ocasiones, el hombre enmascara su malestar refiriendo trastornos físicos, como dolor de cabeza, molestias musculares, etc.



domingo, 19 de enero de 2014

Cómo tomar decisiones, de una forma acertada


Ni dejarse llevar por los impulsos, ni darles demasiadas vueltas a las cosas. A la hora de controlar tu vida, es conveniente encontrar el equilibrio.
  • Una buena idea antes de decidirnos por una o por otra opción es visualizar las consecuencias que podría tener nuestra decisión. Si, por ejemplo, queremos cambiar de domicilio, pensaremos cómo sería nuestra vida dentro de un año si hacemos ese cambio y también un poco más adelante, por ejemplo, cuando ya hayan pasado cinco años.
  • Este método nos ayudará a evitar tanto las decisiones impulsivas (seremos más capaces de actuar teniendo en cuenta las consecuencias) como las demasiado reflexivas (la visualización de nuestro futuro nos dará el entusiasmo necesario para seguir adelante).
  • Si nos cuesta elegir entre una u otra opción, podemos marcarnos plazos, es decir, marcar una fecha límite. De esta manera evitaremos posponer indefinidamente la cuestión.
  • Todas las decisiones importantes que tomemos en la vida tienen su parte positiva y su parte negativa. No debemos pretender, por lo tanto, encontrar la solución ideal, porque esa solución no existe. Tan sólo el tiempo nos dirá si esas decisiones que tomamos en su día fueron o no suficientemente acertadas.


miércoles, 15 de enero de 2014

¿Qué tipo de inteligencia es la tuya?


No hay un único tipo de inteligencia. Tras el "boom" de lo que se ha denominado "la inteligencia emocional" se sabe que hay hasta nueve diferentes. Para poder potenciar todas ellas, sigue los siguientes consejos:
  • Verbal-lingüística. Es la que rige la comunicación verbal y escrita. Para fomentarla, lee a diario, argumenta y debate temas con los demás.
  • Lógica-matemática. Es la habilidad para trabajar con números y se estimula haciendo sudokus, llevando la contabilidad de la casa, haciendo problemas...
  • Corporal-cinética. Consiste en saberse expresar con el cuerpo. Se potencia bailando, haciendo manualidades, etc.
  • Visual-espacial. Sirve para orientarse en el espacio y reconocer fisonomías. Se adquiere dibujando, recordando imágenes de memoria, etc.
  • Auditiva-musical. Es la que permite reconocer ritmos, sonidos, voz humana, etc. Para potenciarla, aprende a tocar un instrumento o a cantar.
  • Interpersonal. Sirve para comunicarse con los demás. Se puede desarrollar tratando con la gente e intentando conocernos mejor a nosotros mismos.
  • Naturalista. Se relaciona con el disfrute de la naturaleza y se potencia cuidando plantas o un huerto, teniendo una mascota, haciendo excursiones, etc.
  • Existencial. Es la capacidad de reflexionar de una forma espiritual. Se consigue ayudando a los demás.

lunes, 13 de enero de 2014

Cómo tener una mayor confianza en uno mismo


En la mayoría de ocasiones, la verdadera razón de nuestra inseguridad son los pensamientos negativos del tipo "todos creen que soy tonto/a", "no sé hacer nada a derechas", etc. Para ganar autoestima, es conveniente eliminar definitivamente estas ideas de tu mente.
  • Para autoafirmarte, debes enfrentarte a tus miedos. Si, por ejemplo, tienes problemas a la hora de hablar en público, busca situaciones en las que tengas la obligación de hacerlo: apúntate a algún club de lectura, acude a lugares donde puedas mantener tertulias... Aunque te cueste al principio, poco a poco irás sintiéndote más seguro/a.
  • No temas llevar la contraria. Los demás no te van a apreciar menos por ello. Tienes derecho a expresar tus ideas y a defenderlas, siempre que mantengas una actitud respetuosa.
  • Atrévete a pedir lo que crees que te corresponde. Puede que obtengas una negativa como respuesta, pero, al menos lo habrás intentado. No dudes en insistir. En ocasiones, es necesario.
  • Evita las ideas preconcebidas. Si tienes que enfrentarte a una situación delicada, procura no anticiparte al fracaso pensando que seguramente todo irá mal. Mantén una actitud positiva en todo momento y tendrás mucho ganado.


sábado, 11 de enero de 2014

El elefante y la alondra


Esta es la historia de un elefante y una alondra que eran muy buenos amigos. Por ello, el ave le mostraba al paquidermo los lugares más sombreados para descansar y, como agradecimiento, el elefante protegía con su imponente presencia el nido de la alondra del ataque de serpientes y ardillas rapaces.
Un día que estaban conversando junto a la orilla del río, el elefante le confesó a su amiga: "No sabes la envidia que te tengo por no poder volar como tú y conocer lugares lejanos". En respuesta, la alondra le dio una gran alegría asegurándole que eso era mucho más fácil de lo que se imaginaba. Arrancándose con el pico una pluma de la cola que estaba a punto de caérsele le dijo: "Aprieta fuerte esta pluma en tu boca y agita con velocidad las orejas arriba y abajo".
Dicho y hecho. El elefante batió sus enormes orejas con fuerza y empezó a elevarse lentamente por los aires hasta que, casi sin darse cuenta, notó cómo dominaba el vuelo.
Tras recorrer mundo, el elefante volvió y agradeció a la alondra que le hubiese regalado esa pluma milagrosa. Y la inteligente ave le respondió: "La verdad es que esa pluma no vale para nada, pero tenía que darte algo para que creyeras en ti, aunque tú habrías volado de todos modos".



viernes, 10 de enero de 2014

Falsos mitos sobre los piojos


Con la vuelta al colegio, estos parásitos se convierten de nuevo en un problema. Para combatirlos de forma eficaz, y prevenir su aparición, es importante desterrar ideas como las siguientes:
  • Son consecuencia de la falta de higiene. La grasa del cabello impide que el insecto se mueva libremente por la cabeza y pueda depositar las liendres, por lo que, por regla general, los piojos prefieren instalarse en un pelo limpio.
  • Sólo aparecen en verano. Las altas temperaturas facilitan su propagación, pero esto no quiere decir que no puedan presentarse también en invierno, sobre todo durante el periodo escolar.
  • No afectan a los adultos. Cualquier persona puede contagiarse, independientemente de su edad. Por esta razón, los adultos también deben tomar precauciones.
  • Basta una aplicación de loción para acabar con ellos. Estos productos acaban con el insecto, pero no con las liendres, que eclosionarán días después. Para evitarlo, hay que eliminarlas manualmente o repetir la aplicación una semana después.



miércoles, 8 de enero de 2014

Adiós al tabaco


Con fuerza de voluntad y convicción podemos dejar de fumar. Son tantos los beneficios que obtendremos que vale la pena hacer el esfuerzo. Los siguientes consejos lo ponen un poco más fácil.

  1. RECONOCE EL PROBLEMA. Puedes engañarte diciéndote que eres capaz de dejar el tabaco cuando quieras, que no eres una persona adicta. Sin embargo, reconocer la adicción es el primer paso para vencerla.
  2. MOTÍVATE PARA DEJAR EL HÁBITO. Anota las razones por las que quieres abandonar el tabaco y lo que dejarás atrás: la tos matutina, los ahogos. el cansancio, el mal olor... Coloca la lista en un lugar visible.
  3. EL MAÑANA NO EXISTE. Cuando hayas tomado la decisión, no esperes a mañana, empieza hoy. Tampoco esperes a terminar el paquete, tíralo directamente. Ya ha comenzado el proceso de desintoxicación.
  4. EMPIEZA A DISFRUTAR DE UNA VIDA SANA. Al mismo tiempo que dejas de fumar, procura un cambio de vida que te haga sentir mejor contigo mismo. Come y duerme bien, haz deporte y mantén activa tu vida social.
  5. INTENTA DISTRAERTE. Evita los tiempos muertos, los momentos de no hacer nada. Haz una lista de actividades que consigan que te distraigas y te sientas bien, tanto física como mentalmente. Practícalas.
  6. TOLERA LA ANSIEDAD. Los primeros días sin tabaco se llevan bien, pero tarde o temprano aparecen síntomas de ansiedad que pueden tentarte. La ansiedad pasa. Recurre a tu lista de actividades para ayudarte.
  7. EVITA SITUACIONES ASOCIADAS AL TABACO. La adicción tiene una parte fisica -la nicotina- y una parte psicológica -situaciones asociadas al tabaco-. Intenta evitar esos momentos o busca una forma alternativa de enfrentarte a ellos.
  8. CUIDADO CON RECURRIR A LA COMIDA. Dejar de fumar no engorda. Lo que sucede es que a veces se recurre a la comida para hacer frente a la ansiedad. Busca otras actividades: haz manualidades, masca chicle, habla con otros.
  9. SÉ CONSCIENTE DE LO QUE VAS CONSIGUIENDO. Según pasan los días, observarás cambios reales en tu salud. Serán la motivación definitiva para no volver a fumar.




martes, 7 de enero de 2014

Tartamudez


Es un trastorno del habla que se caracteriza por la frecuente aparición involuntaria de algunas alteraciones, como repetición de sílabas (principalmente al principio de las palabras), fragmentación de éstas, prolongación de los sonidos, bloqueos o pausas. Cuando se aprende a hablar, es corriente que aparezcan algunas de estas anomalías, pero, para que se sospeche la tartamudez, deben ser importantes.

CAUSA: No hay acuerdo sobre el motivo que la produce, pero es evidente que influye una combinación de factores, unos propios de cada persona y otros del entorno. Entre los primeros, puede existir una predisposición genética o ligeros trastornos de algunas funciones neurológicas y, entre los segundos, pueden tener mucha importancia las presiones que, al empezar a hablar, recibe el niño o la niña para hacerle rectificar los errores, por lo que adquiere más conciencia del defecto y le ocasiona inseguridad y timidez. A veces, la tartamudez aparece cuando se ha producido un retraso en la aparición del habla y, en ocasiones, ocurre después de un período más o menos largo (incluso años) de haber hablado bien, en cuyo caso, suele ser síntoma de una reacción ante un trauma afectivo, real o imaginado.

CONSECUENCIAS: Si no se corrige pronto, al intentar hablar, aparece temblor en los labios, lengua y mandíbula (debido a la tensión de sus músculos), parpadeo excesivo, muecas, giro de los ojos hacia los lados o movimientos bruscos de la cabeza, con lo que se pretende superar el bloqueo. En algunos casos, se evita hablar, se producen vergüenza y sentimientos de culpa, dificultando la comunicación, el desarrollo escolar y las relaciones sociales.

QUÉ HACER: Cuando se sospecha la tartamudez, hay que consultar al pediatra, pues las posibilidades de corregirla son mayores si se empieza pronto el tratamiento. 
Muchas veces, la actitud que se adopta ante los que sufren este trastorno, lejos de ayudarles, los perjudica. Para evitarlo hay que tener en cuenta lo siguiente:

- Comportarse igual que con los otros niños.
- Nunca hay que referirse al que la sufre con la palabra "tartamudo", pues puede sugerir que se padece un trastorno permanente. En su lugar debe decirse que "tartamudea", pues puede indicar sólo una alteración pasajera.
- Evitar decirle: "Habla más despacio", "no te pongas nervioso/a", etc.
- No completar la palabra o la frase para ayudarle.
- Mientras habla, mirarle a los ojos, no avergonzarse, burlarse, ni reírse.
- Hablarle lenta y tranquilamente.
- Hacerle ver que lo importante es lo que dice y no cómo lo dice.
- En las ocasiones que no tartamudea, no hay que decirle expresiones como: "lo hiciste bien", "te felicito", etc., pues puede pensar que se le califica cada vez que habla.



lunes, 6 de enero de 2014

El arte de pedir perdón


La clave para conseguir una buena convivencia no está en evitar las discusiones (algo prácticamente imposible) sino en saber gestionar  los conflictos. Tragarnos el orgullo y reconocer nuestros propios errores nos ayudará a conseguirlo.
  • Para disculparse de forma sincera, lo primero que hay que hacer es aceptar que nos hemos equivocado y que nos sentimos mal por ello, por lo que necesitamos hablar con nuestra pareja sobre ello.
  • El segundo paso es dejarnos el orgullo en casa. Sólo así podemos hablar con calma y sinceridad.
  • También es importante respetar el enfado de nuestra pareja. Si se siente ofendida, es muy probable que no acepte nuestras disculpas a la primera. Lo más normal es que necesite tiempo para poder perdonarnos.
  • No debemos permitir que las disculpas generen una nueva discusión. Para ello, usaremos en todo momento un tono conciliador e intentaremos comprender la postura de nuestra pareja. Y, sobre todo, no debemos caer en la tentación de hacer reproches ni acusaciones, ya que, de esta manera, tan sólo conseguiremos echar más leña al fuego.
  • Saber gestionar este tipo de conflictos fortalece a la pareja, tanto a corto como a largo plazo. Ahora bien, es importante que no siempre sea el mismo el que tiene que pedir perdón. Se trata de un esfuerzo que debe realizarse de forma mutua. 

domingo, 5 de enero de 2014

CÓMO "DESENGANCHARTE" DE LA ADICCIÓN AL AMOR


Amar es un sentimiento maravilloso, pero, cuando roza la obsesión, puede convertirse en una auténtica pesadilla. Para no caer en este peligroso extremo, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • El 10% de la población sufre dependencia emocional. Se trata de personas con una autoestima muy baja obsesionados con su pareja y que sienten terror ante la perspectiva de perderla y quedarse solas.
  • Es habitual que sufran celos patológicos. No duda en controlar y manipular mediante chantaje emocional a su pareja, que puede acabar ahogándose por una relación que coarta su libertad y no le reporta ninguna satisfacción.
  • Para luchar contra este sentimiento, es imprescindible combatir la inseguridad y la baja autoestima.
  • También es conveniente salir del círculo vicioso que se establece en este tipo de relación. Para ello es conveniente realizar actividades por separado y establecer un espacio propio que nos ayude a crecer como individuo.
  • Y, finalmente, para disfrutar de una relación es imprescindible no tener miedo. Aléjate del fantasma de los celos, del desamor, del fracaso y disfruta al máximo del presente.




VER LA TELE O NAVEGAR POR INTERNET POR LA NOCHE AUMENTA EL RIESGO DE DEPRESIÓN


Exponerse a la luz artificial por la noche, sobre todo a la emitida por la pantalla de televisión o del ordenador, ejerce un efecto perjudicial en nuestro estado anímico. Según un experimento realizado con hámsters, aquellos que fueron expuestos durante cuatro semanas a una luz de intensidad similar a la de una televisión eran menos activos y tenían un interés más bajo de lo habitual por el azúcar que se les ofrecía, síntomas comparables a los de la depresión en humanos. Estos efectos son reversibles, ya que, cuando se reduce la exposición a la luz artificial por la noche, baja drásticamente el riesgo de sufrir trastornos como la ansiedad y la depresión. 



sábado, 4 de enero de 2014

LA CLAVE DE LA FELICIDAD EN PAREJA ESTÁ EN LOS PEQUEÑOS DETALLES


La diferencia entre una pareja feliz y otra que ha caído en la monotonía y el aburrimiento está en detalles tan pequeños como un beso de buenas noches, un regalo inesperado, una sonrisa en el momento adecuado...
  • Durante la época de la seducción, tanto los hombres como las mujeres suelen ser pródigos en atenciones. Sin embargo, a medida que va pasando el tiempo, se olvidan esos pequeños gestos y, sin darse cuenta, la relación se va enfriando.
  • Si no concedemos a los pequeños detalles la importancia que tienen, estaremos perdiendo la oportunidad de demostrar a nuestra pareja lo mucho que significa para nosotros. Una palabra cariñosa cuando esté triste, un masaje cuando esté cansado/a, una mirada de amor cuando creas que lo necesite... son gestos pequeños pero con los que se pueden conseguir grandes cosas.
  • No es necesario organizar espectaculares montajes ni hacer regalos costosos, basta con ser sinceros y conocer a nuestra pareja para saber qué es lo que necesita en cada momento.
  • Además, si somos detallistas con nuestra pareja, ella también lo será con nosotros, por lo que la relación ganará e intensidad.


viernes, 3 de enero de 2014

ACABAR CON LOS COMPLEJOS


Quien más quien menos tiene algún rasgo de su físico o de su personalidad que no es de su agrado. Es algo perfectamente normal, pero cuando estos complejos alteran el equilibrio emocional, es necesario buscar una solución.
  • El primer paso será reconocer lo irracional de nuestra actitud. Si colocamos los complejos en el lugar que les corresponde, evitaremos sobredimensionarlos.
  • Hay que tener presente que todos tenemos nuestros defectos y nuestras virtudes. Pretender ser perfectos es, por lo tanto, una tarea imposible.
  • Si tenemos problemas de baja autoestima, hay que aprender a aceptarnos a nosotros mismos y no depender tanto de la opinión de los demás. Debemos valorarnos en función de cómo somos realmente y no por lo que digan de nosotros.
  • Otra estrategia muy eficaz es desviar el foco de atención. Si, por ejemplo, nos acompleja pesar más de lo normal, en lugar de obsesionarnos con nuestra figura, intentaremos explotar rasgos que también pueden llegar a ser muy atractivos, tanto físicos como de carácter.
  • Finalmente, debemos procurar ver las cosas desde un punto de vista más positivo. Si tan sólo nos fijamos en lo peor, eternizaremos el problema.





jueves, 2 de enero de 2014

DEJAR DE PROCUPARSE


Imaginar con miedo lo que nos puede pasar en el futuro deja una huella negativa en nuestro cerebro. Centrarnos en el presente es el mejor antídoto contra el temor.

Nuestro cerebro es capaz de inventar recuerdos de hechos que nunca ocurrieron y reservarles un espacio relevante en la memoria. Éste es el sorprendente descubrimiento de un equipo de investigación de la Universidad de Wisconsin-Madison (EEUU), y sería una noticia maravillosa si sólo imagináramos cosas agradables. Sin embargo, muchos de estos recuerdos inventados se refieren a situaciones amenazantes o traumáticas, hechos que anticipamos porque los tememos. Y es que la mera preocupación por los sucesos desagradables que puedan llegar a ocurrirnos se graba también en el cerebro con la misma intensidad que un recuerdo negativo real.

EL CIRCUITO DEL MIEDO
Cuando algo nos preocupa, activamos un "circuito del miedo" en nuestra mente. En él se asocian los posibles hechos negativos con las imágenes y las emociones correspondientes. Este circuito propicia la grabación profunda en la memoria de estos pseudorecuerdos.
Según los autores del estudio, estas imágenes terribles de desastres imaginarios y su recuerdo podían tener sentido en épocas remotas, pero actualmente no nos aportan ninguna ventaja adaptativa como especie.

PENSAR EN POSITIVO
Cuanto más tiempo pasemos pensando en las situaciones que nos intranquilizan, más profundo será su recuerdo en nuestra mente -incluso aunque nunca se hagan realidad- y más angustiosa nos resultará la posibilidad de enfrentarnos a una situación similar en el futuro. A la vista de estos descubrimientos, la recomendación de vivir el momento presente y cultivar el pensamiento positivo cobra más sentido que nunca.