lunes, 25 de septiembre de 2017

Conversaciones en pareja: cómo conseguir una comunicación positiva


Si habéis perdido la costumbre de charlar sobre vuestras cosas, hasta el punto de hablar únicamente sobre temas domésticos, ha llegado el momento de retomar esta recomendable costumbre. ¿No sabes por dónde empezar? Aquí tienes algunas ideas.
  • Proyectos en común. Pregunta a tu pareja cuáles son sus sueños y explícale cuáles son los tuyos. Idear un futuro no demasiado lejano con ilusión os ayudará a sentiros más unidos y esperanzados.
  • Sugerencias para mejorar la relación. No se  trata de quejarse ni de criticar, sino de hablar de forma relajada y siempre positiva sobre algunos aspectos de la convivencia que podrían mejorarse como procurar pasar más tiempo juntos, realizar actividades nuevas, etc. Se trata de poner en común una especie de "lista de deseos" y buscar la mejor manera de hacerlos realidad.
  • La imagen que tenemos del otro. A todos nos gusta que nos regalen los oídos con elogios. Es un tema habitual entre las parejas de nueva formación pero, con el tiempo, esta costumbre se pierde. Aprovechar estos momentos de intimidad para hablar de lo que pensamos de nuestra media naranja, tratando de transmitirle todo el afecto y admiración que sentimos por ella, nos ayudará a cimentar todavía más la relación.

jueves, 7 de septiembre de 2017

Enséñales a reforzar su autoestima


La felicidad de los más pequeños es el mejor regalo para sus padres. Lograrlo no siempre es fácil y requiere de una motivación para lograr que ganen en seguridad y tengan iniciativa, unos valores que ayudan a que se quieran más a sí mismos. Toma nota de cómo conseguirlo.
  • Resalta sus virtudes. Subrayar las cualidades de tus hijos les hará tomar conciencia de que las tienen y ayudará a reforzar la confianza en sí mismos y, en consecuencia, su autoestima. Acéptalos tal como son y evita recordarles las virtudes que no tienen.
  • Plantéales retos. Alcanzar un objetivo o una meta es una manera de estimularles muy útil, ya que hará que tengan que valerse por ellos mismos para lograr algo, desde aprender a hacerse la cama, hasta tocar un instrumento.
  • Ayúdales sin sobreprotegerlos. Darles consejos en la toma de decisiones es demostrarles tu apoyo y cariño. Sin embargo, este respaldo no debe ser una sobreprotección, porque ésta les dificultará afrontar problemas en el futuro.
  • Transmíteles que no eres perfect@. Tú eres su modelo y referencia y de ti toman ejemplo en muchas cosas. Hazles saber que eres feliz sin ser prefect@.


El violinista victorioso


En una época no muy lejana, vivió un violinista llamado Paganini. Muchos creían que era un artista sobrenatural y que tenía un don especial para el violín. Una noche, tras recibir una ovación delirante, empezó a tocar. Lo que siguió fue indescriptible, porque todas las notas que nacían del movimiento de sus dedos dibujaban una melodía maravillosa y perfecta en el aire. De repente, un sonido extraño acabó con el encantamiento: se había roto una cuerda del violín. El director y la orquesta se detuvieron y el público dejó de respirar. El intérprete siguió tocando como si nada hubiera ocurrido y todo recuperó la normalidad. Pero, otro ruido hizo enmudecer a la sala. A Paganini se le había partido otra cuerda. Sin embargo, continuó con la pieza, sacando deliciosos sonidos del instrumento. En medio del concierto, una tercera cuerda saltó por los aires. El director se quedó pálido y Paganini, como un contorsionista musical, arrancó todos los sonidos posibles de la única cuerda que le quedaba. Espectadores y músicos se pusieron en pie y empezaron a gritar, aplaudir e, incluso, a llorar de emoción.
Aquella noche, Paganini alcanzó la gloria y el mayor de los triunfos, porque a lo largo de su vida había aprendido que la victoria es el arte de continuar donde todos resuelven parar.