lunes, 27 de febrero de 2017

Evita la dependencia excesiva hacia tu pareja


El amor es entrega, pero hasta cierto punto. Cuando se pierde la conciencia del propio yo para fundirse completamente en el otro, estamos hablando de una situación anómala que debe reconducirse.
  • Señales de alarma. Para saber si la situación adquiere tintes preocupantes, debemos estar atentos a estos síntomas: angustia o tristeza ante la separación aunque tan sólo sea de unas horas, posesividad excesiva, celos injustificados, falta de respeto por la libertad del otro, dificultad para controlar los impulsos (gritos, acusaciones...), comportamientos irracionales, etc.
  • La clave, la confianza en uno mismo. Cuando se llega a este tipo de situaciones, se debe trabajar individualmente aspectos importantes como la autoestima, el respeto por uno mismo, la realización personal, etc.
  • Recuperar la propia identidad. Es posible que la persona que está muy pendiente de su pareja, haya olvidado su realización personal. Para cambiar esta situación, se debe desarrollar la individualidad potenciando las actividades sociales, apuntándose a cursos, etc.
  • Controlar la ansiedad. Los ejercicios de relajación y las aficiones son una ayuda para dejar de obsesionarse.



sábado, 25 de febrero de 2017

Amores platónicos: ¿son contraproducentes?


No sólo los adolescentes se enamoran de personas que están fuera de su alcance, también las personas adultas e, incluso con pareja estable, fantasean con relaciones imaginarias. ¿Qué hacer en estos casos?
  • Los amores platónicos son aquellos que no pueden hacerse realidad. Se trata de personas inaccesibles (un profesor, un actor...) con las que tan sólo es posible relacionarse sentimentalmente de forma imaginaria.
  • No se trata tan sólo de fantasías sexuales. Las personas que sueñan con un amor platónico recrean toda una relación, imaginándose que, por ejemplo, viven con esa persona, se van de viaje con ella, salen a bailar, etc.
  • Una de las principales características de este tipo de relación es que, en nuestra imaginación, todo es perfecto. La persona con la que soñamos complace todos nuestros deseos.
  • Es un error, por lo tanto, comparar esa relación imaginaria con relaciones reales, ya que en la primera, todo transcurre a nuestra conveniencia, algo difícil de conseguir en el mundo real.
  • Otro de los riesgos del amor platónico es que se convierta en una obsesión y nos impida apreciar la compañía de las personas de carne y hueso.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Infidelidad: ¿Está escrita en nuestros genes?


Un reciente estudio parece haber encontrado la causa del irrefrenable impulso que muchas personas sienten hacia la infidelidad. Se trata de un receptor de la dopamina, la hormona relacionada con el placer y las adicciones.
  • Aburrimiento, necesidad de afirmación personal, insatisfacción sexual... muchas son las causas que pueden llevar a una persona a traicionar a su pareja. Pero, según un estudio realizado por  una universidad estadounidense, la culpa también la podrían tener nuestros genes.
  • Este estudio afirma que las personas que contienen una variante específica de un receptor de la dopamina son más susceptibles a caer en la tentación, no sólo de la infidelidad, sino también del consumo de alcohol y de drogas.
  • Se llegó a esta conclusión tras estudiar a 181 adultos jóvenes de ambos sexos, recopilar información sobre sus características genéticas y relacionarla con sus hábitos sexuales, sobre todo, lo referente a la promiscuidad y la infidelidad.
  • Las personas que tenían esta variante genética sentían un deseo especial de buscar relaciones sexuales casuales por la motivación que representaba hacer algo prohibido y morboso.